Descubre La Vida En Una Residencia Universitaria

Descubre la vida en una residencia universitaria

La etapa universitaria es clave: en estos años se dejan atrás los restos de adolescencia que pudieran quedar, se asumen responsabilidades, se produce una apertura al mundo, se cambia, se madura.

Son unos años intensos, divertidos, de descubrimiento, de búsqueda, de crecimiento. Esta etapa marcará el futuro de la persona que tenga la suerte de vivirla.

Cada universitario la afrontará a su manera, poniendo en juego sus cartas, contrastando, absorbiendo, viviendo.

No hay una manera mejor o peor, cada uno deberá descubrir y andar su propio camino. Gracias a la experiencia, podemos recomendar que al menos se viva un año en una residencia universitaria, preferiblemente, el primero.

¿Por qué, si “en la resi hay más control, y yo quiero hacer lo que me dé la gana”?

Por eso mismo, entre otras razones.

En una residencia universitaria vas a convivir con personas de muy diferentes procedencias, maneras de pensar, conocimientos, gustos y costumbres.

Y esto enriquece, mucho más que irte a vivir a un piso compartido con tu amigo el del pueblo, o con un desconocido o dos.

En la residencia, aunque cada día es diferente, hay ciertas rutinas que permanecen, que se repiten, vividas una y mil veces por miles de universitarios, en Salamanca y en cualquier ciudad con universidad.

Por ejemplo: te levantas, y vas a desayunar al comedor.

Allí te encuentras con otros residentes, puede que incluso alguno de ellos sea también tu compañero de clase. En el desayuno no falta de nada, y no tendrás que preocuparte de reponer los cereales, de ver si queda leche para el día siguiente, o de comprar fruta fresca.

Te vas a clase. Es muy posible que vayas acompañado desde la residencia, por otros estudiantes que van a tu misma facultad o a otra cercana. Comentáis la jugada: movidas de la carrera, el mítico frío de Salamanca, la próxima fiesta…

Después de clase, vuelta a comer a la residencia.

Dejas las cosas en tu habitación y bajas al comedor, por tu cuenta o en grupo. Ahora sí que te vas a encontrar con un montón de estudiantes: pura vida. La comida está caliente, hay platos para elegir, y no te tienes que preocupar de nada más, sólo de disfrutar de los alimentos.

Y de hablar con los compañeros, claro.

Por la tarde, es probable que tengas que hacer algún trabajo en grupo. Si tu residencia lo permite, vendrán tus compañeros y podréis reuniros en alguna sala, sin tener que desplazarte a bibliotecas ni otros sitios.

Puedes relajarte en tu habitación, a tu aire, o compartir el tiempo con otros residentes. No vas a ser amigo de todos, es imposible, pero siempre vas a encontrar a aquellas personas con las que conectas perfectamente.

Os podéis reunir en una habitación, o en la sala de la tele, o en la de juegos, o dar una vuelta por Salamanca…

La hora de la cena marca el final del día, y por la noche te costará dar la jornada por acabada: hablas con unos y con otros, terminas tareas, te preparas para el día siguiente.

Y por la noche… ¡cuántas conversaciones de madrugada, cuántas noches de compartir, de hablar, de escuchar, de aprender…! Ya no vives con tus padres, ellos no te van a decir que ya es hora de dormir, así que tú vas a tener que decidir cuál es el momento de acostarte, para descansar y estar a tope para un nuevo día.

Vendrán días difíciles, duros, de agobios, en los que pensarás que es imposible aprobar tal o cual examen o entregar a tiempo los trabajos.

En esos días agradecerás especialmente vivir con más personas, tener compañeros que te van a apoyar, y que también te necesitan a ti. Sí, cuando vives en una residencia universitaria, tú eres importante para los demás.

Vivir en una residencia universitaria te enriquece, te quita problemas, te da más tiempo libre, te hace crecer.

Disfrútala, ¡es todo un privilegio!

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies