Cómo Elegir Una Residencia Universitaria

Cómo elegir una residencia universitaria

Has decidido irte a vivir a una residencia universitaria en Salamanca. Y lo has hecho porque has elegido que las ventajas que te aporta vivir en una residencia son mayores que las de un piso compartido, y que sus posibles inconvenientes son también menores. Pues ahora es el momento de elegir la residencia universitaria que mejor va contigo, porque no son todas iguales, ni mucho menos. ¿Vamos allá?

A la hora de elegir residencia universitaria hay que mirar mucho más que el precio. Se trata de elegir un lugar donde vivir, donde pasarás muchas horas, descansarás, estudiarás, comerás y (te lo digo por experiencia) es muy posible que hagas amistades que te marcarán para toda la vida. Así que hay que elegir con buen criterio cuál va a ser el escenario de todo eso (¡casi nada!) y qué lugar reúne las mejores condiciones.

La situación de la residencia

Cómo elegir una residencia universitariaEn Salamanca hay alguna residencia en el campus, pero la mayoría están en el centro de la ciudad. ¿Por qué? Porque Salamanca tiene un tamaño perfecto: se puede ir andando a todas partes, y no es vital vivir justo al lado de la facultad. Vivir en el centro te facilita mucho el día a día, y te hace sentir aún más parte del mundo universitario salmantino. Y si, encima, tu facultad está en el centro, pues triunfo completo.

La comida

Es fundamental. O le echas buena “gasolina” al cuerpo, o no vas a estar a tope para rendir en esta etapa universitaria. La comida de la residencia tiene que ser buena, sí o sí. O te verás gastando los dineros en comer fuera, y no es plan, para eso estás en una residencia, entre otras cosas, para no tener que preocuparte lo más mínimo por la comida.

Las instalaciones para el estudio

¿Prefieres estudiar en tu habitación, o eres más de biblioteca? Sería una muy buena idea ir a vivir a una residencia que tenga biblioteca, o salas de estudio. Te vas a ahorrar unos cuantos paseos a primera hora de la mañana para coger sitio en Libreros, y algún que otro catarro. Por no hablar de lo concurridas que están las bibliotecas, especialmente en época de exámenes, con el aumento de posibles distracciones que ello conlleva.

Si vas a la biblioteca a estudiar, vas a estudiar. Y si lo puedes hacer en el mismo sitio donde vives, mucho mejor. Y si en la residencia además de biblioteca hay salas para trabajos en grupo, pues fenomenal.

Tu habitación

¿Individual o doble? ¿Con baño en la habitación, o te da igual que sea compartido (precio más barato)? Tú eliges, dentro del presupuesto disponible, cómo necesitas que sea tu habitación. Eso sí: por favor, que tenga un buen acceso a Internet.

Más instalaciones

Una buena sala para ver la televisión, salones para relajarse y hablar, o incluso salas de juego pueden formar parte de las instalaciones de una buena residencia universitaria. Contar con máquinas de vending también es una buena idea, para esas noches de estudio que se alargan…

Los horarios

Puedes preferir un horario libre, que cada uno entre y salga a la hora que quiera, o tal vez un horario establecido para que se respete al máximo el descanso. Esto deberás consensuarlo con tu familia. Es muy habitual que en las residencias universitarias haya toque de queda, aunque no es así en todas ellas.

Las normas

Están por algo: para que todos los residentes vivan a gusto, sin molestarse entre ellos, y puedan cumplir sus objetivos en su etapa universitaria. Si las normas de una residencia no van contigo, busca otra. No todas son iguales, recuerda.

Hay una residencia universitaria que te está esperando para ser tu hogar. Ordena tus prioridades, elige bien y ¡disfruta de tu vida en la Universidad!

BONUS: Las personas.

Hay algo aún más importante que todo lo anterior, y lo hemos dejado para el final. En tu residencia universitaria vas a conocer a personas que se convertirán en parte de tu vida, probablemente en una parte muy importante de ti. Eso es algo que no se puede elegir cuando estás buscando residencia (no sabes con quién te vas a encontrar), pero siempre se crea un grupo de iguales, personas con las que te unirán una o mil conexiones, que te ayudarán, te necesitarán y te harán crecer como persona. Y esas personas te están esperando en tu nueva residencia universitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies